lunes, 10 de enero de 2011

Diario de Tonton.

Claro que, aunque dormía, era plenamente consciente del ritual de miradas que dejaba Jueves en la almohada. Para cuando me desperté, lo vi ahí tendido, reposando apacible como sólamente lo está quien espera sin tener nada a lo que aguardar. Abrí primero un ojo, instantáneo y fugaz cíclope en el que amanecí convertido, para luego dejar paso a la escisión de los párpados, que luchaban por descoserse y dejar de ser siameses abrazados, con el fin de, quien sabe si mi subconsciente había tomado parte en el asunto, verle mirándome con ese remolino verdemar depositado circundando las pupilas, abrazando esas dilatadas fisuras de negrura opaca y centelleante.
Desadormecerme de ese modo era un regalo, pensé. Pero yo sabía, y sigo sabiendo, que esa mañana, por mucho que yo quisiera, no podría alcanzar, y mucho menos llegar a rebasar las ganas que Jueves tenía de que yo me despertara, y sentenciase si aquello era otra de sus figuraciones producidas por el ensueño de la noche, o era palpable y evidente, como incuestionable era la manta ovillada a los pies de la cama. Me resultó curioso, hasta enternecedor, el hecho de que, horas antes, no era capaz de dormirse. Y así seguía, en vela. Expectante y paciente como nadie más podría estarlo, conjugando la inquietud que le brotaba de cada poro, con esa calma cálida y tenuemente ingenua que destilaba, incesante. "Al fin y al cabo es poco más que un niño", rumia alguna parte de mí a veces mientras me sumo en el silencio. Pero sé que hay en sus manos una forma de agarrarme aún no descrita, un temblor concebido mucho antes de lo que él tiene consciencia. Y es evidente, pienso y escribo ahora sobre este papel que él no llegará a leer, que probablemente nunca otras manos lleguen a acariciarme como las suyas, que ningún otro recorrido de surcos en las yemas de los dedos encaje más a la perfección reposando en el dorso de mis dedos acurrucados.
Porque eso, juntos a los astros que mueren tibios en el vidrio de la pequeña ventana entornada hacia dentro, y el espacio deshabitado entre este pecho y estos brazos, es todo lo que ahora -y puede que para siempre- importa y trascenderá.

13 comentarios:

  1. Hay curvas en el cuerpo diseñadas para encajar con unas determinadas manos.
    Hay formas de despertar y ESTA forma de despertar :)
    Hay gente que escribe bonito, y luego estás tú.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. me recordo a una parrafo de miradas de ciclopes (el amor) de Cortazar

    ResponderEliminar
  3. "Porque eso, juntos a los astros que mueren tibios en el vidrio de la pequeña ventana entornada hacia dentro, y el espacio deshabitado entre este pecho y estos brazos, es todo lo que ahora -y puede que para siempre- importa y trascenderá."
    Esto último párrafo me dejó una sensación muy bonita dentro. :)

    ResponderEliminar
  4. (seguro que alguna vez lo lee, te lo digo yo).
    los iris verdemar son así, muy suyos.
    pd: pues no sé yo si enfadará con un mordisco, que es muy quisquillosa para esas cosas.

    ResponderEliminar
  5. Tengo la sensación de que me has robado algo del alma con ese texto.

    ResponderEliminar
  6. (me pido la manta ovillada a los pies de la cama. seguro que pide amor a gritos, entre ese par que solo saben quererse entre ellos (aunque a veces no se den cuenta, me parece a mí, no sé por qué). además, soy fantástica como repartidora de amor)


    pd: le dejo a tu hormiga un avión de cartón, para que vuele cuando se le cansen las patitas.
    (y a ti, risa. muy fuerte)

    ResponderEliminar
  7. Eres enorme. Tu blog es enorme. Tus textos son enormes. Tus palabras son enormes.

    ResponderEliminar
  8. Hacía tiempo que un despertar no me parecía tan bonito y tan trágico al mismo tiempo. Igual era tu intención, o igual soy yo que tengo un problema con aceptar lo efímeros que son algunos momentos.
    En cualquier caso, felicidades por otro texto genial :)

    ResponderEliminar
  9. PD: Te he dejado en
    p s t r a n g e t o w n ! un premio por tener un blog tan chulo!

    p.strange!

    ResponderEliminar
  10. Lo anterior era la postdata a un comentario muy elaborado sobre tu genial texto, que misteriosamente a desaparecido en la blogosfera...

    Simplemente te diré que quiero leer más páginas del diario de Tonton.

    ResponderEliminar
  11. Hola!!

    Mi nombre es Gillian, acabo de visitar tu blog y está muy bueno, todo se ve lindo y el diseño esta genial. Te cuento que administro algunos sitios y me encantaría poner un link o un banner del tuyo, así mis visitas podrían pasar por aquí también. Si te gusta la idea escríbeme.
    Que Tengas un lindo día, suerte con tu Web.

    Gillian Silva
    gilixitana@hotmail.com
    http://gilixita.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  12. Hola!! Me gusta tu blog!! Voy a seguir cotilleando, pero antes de despedirme quería invitarte a mi baúl, por si quieres compartir algún sueño con todos los amigos de Coquette. Te espero!
    Hasta pronto =)

    ResponderEliminar